Antropología Cognitiva

Este es un blog de apoyo al curso Tendencias de la antropología V

Introduccion

La antropología nació del encuentro entre la sociedad occidental y la alteridad y, a causa de que la alteridad fue exactamente lo desconocido y que no existía procedimiento alguno para tratar lo desconocido, la antropología resultante fue algo caótica. Hace algunos años, el antropólogo británico EvansPritchard formuló una especie de lema de sus intereses antropológicos: "Nada humano me es extraño", lo que expresa muy bien este carácter caótico que aún caracteriza a la antropología. (Korsbaek, pg. 1, 2000)

El presente curso nace de la necesidad personal y particular de querer establecer cuál es la posición formal de la antropología como disciplina dentro de las ciencias cognoscitivas. Una manera sintética de plantearlo sería plantearme ¿Determinar sí esta tiene un papel propio que desempeñar dentro de esta nueva disciplina?

Es un intento por desenmarañar y establecer cuál es la carta de ciudadanía y el aporte disciplinario de la antropología  a las discusiones sobre la cognición humana. Dicha búsqueda me ha resultado tremendamente infructuosa en dos sentidos

Es relativamente reciente el interés sistemático de la antropología en los temas de la cognición, según H Gardner en “La nueva ciencia de la mente” no es hasta la iniciativa de la fundación Alfred P. Sloan en la década de los 70 que se incorpora a la antropología en un diagrama de relaciones Inter y transdiciplinarias dentro de las ciencias cognoscitivas:

“La Ciencia cognitiva es una criatura de los años cincuenta, producto de una época cuando la psicología, la antropología y la lingüística se redefinían a sí mismas y la ciencia de la computación y la neurociencia surgían como disciplinas. La psicología no podía participar en la revolución cognitiva hasta tanto no se librara del conductismo, restableciéndole así a la cognición respetabilidad científica. Para entonces, empezaba a resultar evidente en varias disciplinas que la solución a algunos de sus problemas consistía en resolver problemas que tradicionalmente se asignaban a otras disciplinas. Se requería colaboración.” (George A. Miller).
En este contexto la antropología emerge casi como una respuesta natural alproblema general de comprender que es la cognición humana. 

La participación de la antropología en las ciencias de la cognición requieren de una aproximación inter, trans y extra disciplinarios con disciplinas completas como la lingüística, la psicología cognitiva, la lógica, las redes neuronales, la biología evolutiva, la genética y las nuero ciencias. Se han alcanzado resultados importantes, sin duda. Sin embargo este transito ha sido débil y no se ha realizado de la mejor forma, para los  antropólogo que deciden investigar el conocimiento se plantea el reto de aprender todas sus destrezas y conocimientos fuera de programa, pues casi nada de las pues “las exploraciones cognitivas en antropología, desde los artículos clásicos de la edad de oro de los años 70 hasta las del presente, es siquiera mencionado en las materias curriculares actuales; al menos en América Latina” (Carlos Reynoso)

A pesar de que la necesidad de que la antropología se vincule fuertemente a los estudios de la cognición es primordial y una necesidad sentida por los científicos de todos los demás campos, la participación de los antropólogos ha sido débil  y desde mi punto de vista deficitaria.

Muchas aproximaciones actuales a las ciencias de la cognición desde la antropología latinoamericana esta viciadas de posmodernismo, relativismo cultural fanáticos, aproximaciones desde las supuestas teorías de la complejidad y el caos. Autores como Francisco Varela, Elia Prigogini y Morin son comunes como puntos de partida en antropólogos que abordan las problemáticas del conocimiento sin tomar en cuenta que esta aproximaciones son puntos de partida bibliográficos antiguos y excéntricos

Sea que se esté de acuerdo con Gardner o no, lo cierto es que la antropología es quizás una de las ultimas disciplinas en incorporarse a la lista y todavía muchos autores la consideran importante pero no la incluyen dentro del tronco sólido de la CC.CC, son pocos los antropólogos que de manera formal y sistemática se han aventurado a incursionar en este campo, aún cuando a largo del desarrollo la disciplina, temas tan importantes como evolución, más específicamente evolución cognitiva de la especie, el lenguaje, su producción, su diversidad, su desarrollo, su adquisición, su importancia como elemento codificador de la cultura, la relación del individualidad con el grupo y la influencia del grupo en la delimitación de la identidad individual, los estudios comparativos etc. Han sido temas centrales de la antropología en todas sus ramas; hasta la fecha no ha habido una aproximación sostenida a esos problemas con una perspectiva cognoscitiva, que vaya más allá de un mero intento exploratorio en áreas muy especificas.

Sin embargo, como veremos a lo largo del desarrollo de este curso, las principales interrogantes cognitivas han estado presentes desde los albores de la antropología y han continuado vigentes a lo largo de todo su desarrollo.

La dificultad para tender un puente se presenta tanto desde la antropología hacia las ciencias cognitivas como de las ciencias cognitivas a la antropología, temas como la evolución, la cultura, el arte, las costumbres, la moral, las instituciones sociales, las estructuras de significado, el lenguaje, los símbolos, su interpretación, los mitos, la emoción, el rito, la racionalidad cultural de algunas prácticas, la relación de los grupos humanos con su entorno natural y sus representaciones simbólicas al respecto a sido y seguirán siendo temas centrales de la antropología, sus teorías y sus métodos, sin embargo, estos en el estado actual de la ciencia cognoscitiva se presentan como temas de extrema complejidad, que muchos investigadores prefieren colocar al lado de tópicos como la conciencia y la creatividad, argumentando, no sin un atisbo de razón, que aún la disciplina no tiene posibilidades de enfrentarlos de manera científica.

Esto presenta una dificultad extrema, pues los puntos de interés tradicional en antropología son también temas de interés central ciencias cognitivas, pero en un caso son el eje fundamental y la razón de ser de la disciplina y en el otro y debido a su complejidad como ya dijimos son todavía tratados marginales. 

Esto no deja de crearme cierta desazón, es mi interés genuino intentar tender aún que sea de manera parcial las líneas para construir una interrelación; además de lo argumentado, existen otras dificultades, el trabajo propuesto es difícil, máxime si consideramos el nivel de complejidad de ambas disciplinas, sus múltiples intereses y la diversidad de sus enfoques.
Para empezar podríamos decir que la antropología como disciplina es bastante diversa, a veces difusa y hasta contradictoria, y eso nos plantea un problema, ¿Cómo empezar un análisis que permita establecer puntos de contacto entre dos disciplinas tan diversas y tan relacionadas, pero hasta cierto punto tan distantes? 

Podríamos empezar de varias maneras, ya sea, realizando un análisis de la evolución histórica de la antropología como disciplina, o podríamos también realizar un análisis de la estructura interna de la misma en su actual estado de desarrollo, así como de sus relaciones con otras disciplinas, para terminar por establecer cuáles son los puntos de relación que desde nuestra perspectiva competen al campo de la cognición.

Este tipo de trabajo siempre es una pesadilla, basta con echar un vistazo al índice de cualquier texto de antropología general para darnos cuenta de que no existe ningún acuerdo al interno de la disciplina de lo que significa la antropología, su desarrollo, sus puntos claves, y sus preguntas definitorias, y cuando los antropólogos a fuerza de discusión y más por agotamiento discursivo llegamos a un acuerdo sobre un concepto vital, se inicia otro debate bizantino acerca de sus múltiples acepciones e implicaciones. 

Estando consciente de esto, sobra decir que ningún momento este primer ensayo será de tipo exhaustivo, consiste más bien en una selección, por limitación y conveniencia de los tópicos que a mi parecer son fundamentales en la discusión de mi disciplina y los tópicos centrales de las discusiones macro en ciencias cognoscitivas.

En este mismo sentido solicito al estudiante paciencia ya que mi análisis se realizará mezclando de la mejor manera posible la perspectiva histórica del desarrollo de la antropología, con los puntos centrales de su discusión conceptual y lo que mi limitado conocimiento de las ciencias cognoscitivas me permita entrelazar.
Para la realización de este trabajo particular pondré particular interés la relación entre la antropología y la psicología, especialmente la psicología cognoscitiva.
La relación entre la antropología y la psicología es tan antigua como la existencia de ambas disciplinas, es una relación con extraños distanciamientos y grandes puntos de contacto, ambas disciplinas se han influenciado mutuamente a lo largo de su conformación y son muchas las escuelas de pensamiento, teorías y conceptos que han nacido de esta comunicación.
Me gustaría decir que a pesar estar seguro que mi análisis es solo un ensayo introductorio, que está muy lejos de ser exhaustivo, servirá al menos para aclarar el panorama general de las preocupaciones formales de la antropología en relación con las ciencias cognitivas.

Este curso representa un recorrido bastante general por el pensamiento de algunos de los principales autores de la antropología y si hay algo que pueda concluir de manera segura es que las preocupaciones de ambas disciplinas son bastante similares en muchos puntos medulares, y eso, en sí, representa un avance para la construcción de un proyecto investigativo común, pero la desazón original que me impulsó a escribirlo continua, sé a recorrido un largo camino en la antropología desde su origen hasta la fecha, ya no es una disciplina tan joven, cuenta con más de un siglo de desarrollo como, tal sin contar con que “el problema del otro “ha sido una preocupación fundamental que podemos anteceder al origen de la filosofía mismas.

Sin embargo las inquietudes fundamentales siguen aun sin respuesta, son muchos los ensayos y pocas las repuestas, tal vez esta nueva alianza entre la antropología y la ciencia cognitiva  lleve a ambas por nuevos caminos, con nuevos enfoques que permitan arrojar luz sobre las interrogantes que nos ocupan, Thomas Huxley la resumió muy bien de la siguiente manera:

 “la suprema cuestión para la humanidad, el problema que constituye la base de todos los demás y que nos interesa más profanamente que ningún otro, es la determinación del puesto que ocupa el hombre en la naturaleza y de sus relaciones con el conjunto de la cosas ”(Grasse, pg 9, 1985)